barras para cortinas


Todo el mundo conoce las barras para cortinas, son aquellas que pueden fabricarse en madera, metal o plástico y que tienen la función de colgar las persianas que elijamos para decorar nuestro querido hogar. Es un accesorio que jamás debería faltar sino no podríamos lucir las cortinas que tanto nos gustan. En todas las casas y más exactamente en las habitaciones, podremos elegir un estilo diferente de decoración según lo que haya allí mismo. Vamos a citar un ejemplo: en un cuarto que se utilicen objetos hindúes, tendremos que optar por seleccionar cuidadosamente cosas que combinen con dicha personalidad. Hay artesanos que realizan muy bien su trabajo y nos ofrecen cortinas con arabescos y colores llamativos para poder “aderezar” el cuarto que deseemos.

barras para cortinas
Varios modelos de barras para cortinas

No interesa mucho el material con el cual estén hechas las barras para cortinas, lo más relevante es que sean lo suficientemente duras para soportar distintos tipos de pesos, así como también el inevitable paso del tiempo que hace que las cosas empiecen a envejecer. Una buena opción sería elegir un palo de algarrobo que es una madera muy conocida por todos. Cualquier carpintero experto en el tema podrá decirnos que es el material con mayor fuerza por excelencia. Las de PVC o plástico, como queramos llamarle, no son muy recomendables ya que no son muy estéticas que digamos, en especial si es una casa que posee un toque de distinción y elegancia.



En las diversas revistas de decoración que podemos encontrar hoy en día, no se trata mucho el tema de las barras para cortinas, pero hay pequeños suplementos que hablan de la decoración de los distintos cuartos, explicándonos qué material es el mejor que podemos utilizar según diversos fines.

Podemos encontrar barras cortas, medianas o largas según la extensión que posea nuestra ventana. Generalmente es algo que se lleva a fabricar, por lo que debemos llamar a un experto para que tome las medidas correctas o hacerlo por nuestra cuenta con ayuda de una regla de carpintero y un lápiz. Una vez que tenemos todo correctamente, podremos dirigirnos a un carpintero y comentarle qué es lo que queremos o estamos buscando realmente. Lo bueno de esto es que podremos quedarnos tranquilos ya que el profesional seguramente sea un experto en este tipo de objetos. El precio no nos resultará caro ya que constituye un accesorio para el hogar que no lleva demasiadas horas de trabajo.

adsense bottom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba