cómo confeccionar cortinas romanas


Las cortinas romanas son el tipo y estilo de cortinas que actualmente están muy de moda. Son sumamente sofisticadas y se adaptan a cualquier decoración y ambiente en particular. Su mecanismo de uso es sumamente sencillo y por eso es que aprender a hacerlas nosotros mismos no es tan complicado. Mucha gente se pregunta cómo confeccionar cortinas romanas y en este caso diremos que se trata de un trabajo al que debemos aplicar toda nuestra paciencia y dedicación.

En términos generales, es un trabajo que se realiza con las manos por eso es que decimos que es puramente artesanal. Para poder llevar a cabo la confección de este tipo de cortinas, lo primero que debemos tener en cuenta será la compra de todos los materiales y accesorios necesarios. Necesitamos: tela, cordón de nylon o poliéster, argollas de plástico de doce centímetros aproximadamente, un listón de madera, varillas de madera, tornillos, velcro y una cinta.

Todos los detalles

cómo confeccionar cortinas romanas
Cómo confeccionar cortinas romanas rojas

Ahora bien, para comprender más fácilmente cómo confeccionar cortinas romanas, será necesario que prestemos atención a todos los detalles, que no nos adelantemos y estemos atentos. Lo que haremos ahora será medir el diámetro de la ventana, tanto de ancho como de largo y cortar la tela que hemos elegido hasta unos dos centímetros más excediendo los bordes de cada uno de los lados. Esto sirve para que podamos cocer el dobladillo, evitando que la tela se deshilache.



Luego debmos colocar el listón superior que sostendrá la cortina a la altura que deseemos, mediante tornillos. Debes trazar líneas con tu lápiz y tu regla a través de la tela con la misma distancia entre ellas, generando más o menos cuatro sectores. Coceremos la cinta a las argollas de plástico con una distancia de 25 centímetros aproximadamente entre cada una. Luego coceremos un lado del velcro a la parte superior de la cortina y el otro en el listón de madera pegado a la pared mediante pegamento.

Lo siguiente será pasar la cuerda de nylon por todas las argollas que se encuentran a través del ancho de la cortina dividida en tres sectores iguales, haciendo nudos en cada una de ellas y listo, cuando tiremos de la cuerda sobrante, que dejaremos aproximadamente a un largo considerable dependiendo del tamaño de la cortina, podremos subir la cortina y bajarla desatando el nudo realizado en el listón que se encuentra en la parte superior. Así de simple y práctico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba