cortinas con argollas

Las cortinas, elemento necesario para vestir una ventana y decorar los ambientes, se pueden colgar de diferentes maneras, siempre se coloca un barral que se fija al techo o a la pared, mediante soportes que se ajustan con tornillos y tacos. Además está el sistema de rieles.

Pero en este caso nos ocuparemos de las cortinas que van colgadas con argollas. Están las argollas que se colocan sueltas en el barral, y que tienen un ganchito adicional para colgar la cortina, y están las argollas llamadas ojal, que van colocadas dentro de la banda superior de la cortina. De esta manera los ojales se pasan por el barral y la cortina queda perfectamente colgada. Las argollas ojales que están dentro de la cortina, son generalmente de metal, éstos pueden ser dorados, plateados o estar pintados de colores.

Otro tipo de argollas son las de madera, que pueden ser lisas o estriadas, dependiendo del diseño del barral, éstas pueden estar lustradas con tinte color oscuro como también hay en tonos más claros, estas argollas son muy fáciles de colocar como también colgar de ellas las cortinas. Dependiendo del peso de la tela de la cortina se usaran argollas de diferentes tamaños y espesores.

Otros modelos

cortinas con argollas
Cortinas con argollas blancas

Entre otros modelos hay argollas para cortinas que son de bronce, éstas se presentan en lisas o trabajadas. Algunas, son de bronce opaco y otras un poco más brillantes. Hay argollas que son de otros metales, como por ejemplo de hierro, o de aluminio, algunas tienen aplicaciones de flores, de animalitos, o de otros motivos como lunas y soles. Estas argollas son más llamativas que las lisas y realzan la tela de la cortina.

El sistema de cortinas con argollas facilita el deslizamiento de la cortina por el barral, siendo más corredizas las de argollas sueltas que las argollas ojal. También es importante el tipo de barral y la medida del mismo, que tiene que tener la proporción justa para que combine con las argollas.

En los sistemas de cortinas con cenefas, también son adecuadas las argollas aunque no estén a la vista, por este motivo se podrían colocar las comunes, tanto metálicas como de madera, ya que la cenefa tiene la función de cubrir el frente superior de la cortina. Hay cortinas que para adaptarlas al largo del barral se les hacen pinzas, y detrás de las mismas se le colocan las argollas, quedando muy decorativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba