cortinas de oficinas verticales


Las cortinas de oficina verticales, son las mejores en cuanto a sistemas y a coberturas, porque además de ser muy sencillas de colocar, son fáciles de mantener y no cuestan muy caras, razones por las cuales, en las oficinas modernas son éstas las que se hacen siempre presentes. Hay pocos modelos de cortinas de oficinas verticales, y la mayoría son gruesas, y de sistemas muy similares; colores casi se podría decir, únicos y parecidos, mientras que las longitudes y anchos no poseen variantes.

Sucede que estas cortinas se pueden comprar por paneles separados, para luego ser unidos en la colocación, algo muy práctico y que no lleva mucho tiempo. Son muy funcionales, ya que cuando necesitamos la privacidad necesaria para una reunión la tenemos en cuestión de segundos; cuando el sol nos molesta para trabajar en las computadoras, también. Lo mismo ocurre cuando no queremos ser vistos por el resto de la empresa, simplemente se cierra mediante el mecanismo.



Nuevos modelos

cortinas de oficinas verticales
Dos tipos de cortinas de oficinas verticales

Las imágenes que podemos ver en las revistas o en la Web con respecto a los modelos de este artículo, nos dan a conocer oficinas completamente armadas en todo su esplendor junto con el agregado de este tipo de cortinas. En los últimos tiempos, se ven nuevos modelos de cortinas de oficinas verticales, con otras tonalidades para oficinas muy lujosas, en colores como el rojo, o el verde, que quedan maravillosas, pero ya estas cortinas, que también reciben el nombre de persianas, tienen funciones más decorativas.

Las cortinas tradicionales verticales, reciben el nombre de cortinas técnicas, porque es así como lucen, y para colocarlas necesitamos del servicio de aquellas personas que se encargan del mantenimiento de las mismas. La verdad es que estas cortinas, dejan ver el mobiliario cuando están semi abiertas, y como por lo general, son grandes los espacios que cubren, quedan muy bien, en especial elegantes.

Si lo que queremos es oscurecer el recinto, con cerrarlas es suficiente, y si deseamos que el sol ingrese a la oficina, con abrirlas, estará bien, no es ninguna ciencia. Es decir que se regulan muy fácilmente y las texturas cumplen las funciones de decoración. Para calcular el costo de las mismas, quien las confeccione nos pedirá las medidas del ancho y del largo total de las ventanas, o de los paneles a cubrir, y en este sentido es muy bueno contar con dos o tres precios para comparar con cuál nos quedamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba