cómo elegir la almohada indicada

Es importante elegir la almohada indicada para evitar los problemas en el cuello y en la espalda mientras se duerme. Con la almohada indicada se debe evitar que estos inconvenientes sucedan, y es por eso que veremos que almohada conviene usar. Los materiales con que se confeccionan las almohadas son diversos, como tambien los tamaños, pero lo más importante para mantener la columna en una buena postura y a la vez alineada, es la altura de la almohada. Otra cuestión que hay que tener en cuenta es la posición que se adquiere al dormir, para encontrar un soporte adecuado para el cuello, por esta razón se debe encontrar la almohada indicada que se adapte a cada persona. La almohada ideal, es aquella que debe sostener bien el cuello, otro de los factores importantes, es que el material se pueda lavar y secar con facilidad, en este caso las de polyester o las de latex podría resultar una buena opción. Hay quienes prefieren las almohadas de plumas pero son muy calurosas, además su estructura se hace más delgada cuando se apoya la cabeza.

Ahora veremos cómo elegir la almohada indicada según la posición del cuerpo, quienes duermen sobre la espalda, necesitan una almohada más fina, en cambio quienes duermen de costado deberían usar una almohada un poco más gruesa, en estos casos una almohada flexible sería la solución para dormir en diferentes posiciones. Debido a las diferentes posturas que se adoptan al dormir, es necesario, mantener la columna recta, y que la cavidad del cuello sea totalmente soportada por la almohada para relajar la nuca, de esta manera se evitarían tensiones y contracturas musculares en hombros y cuello. Para elegir la almohada indicada se podría seleccionar aquella que tenga un buen grado de flexibilidad, las que tienen esa característica son las que cuentan con relleno natural. En el mercado se ofrecen modelos de almohadas diseñadas especialmente para sujetar las vertebras cervicales para quienes tienen dolencias en esa zona, tienen un formato cóncavo que se adapta a cuello y cabeza. Dentro de las almohadas tradicionales, las que tienen un relleno suave son las más indicadas, pero debe ser elegida por la persona que la use de acuerdo a su gusto y comodidad. Siempre hay que buscar un equilibrio entre lo suave y lo rígido, este último mantiene el cuello duro, y si la almohada es demasiado flexible, la cabeza se hunde en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba